Cake Pops de Red Velvet

[imagen propia]

Estos cake pops los hice con el bizcocho de red velvet de unos cupcakes, pero también se puede hacer con bizcocho normal, que nos sobre, o que hagamos a propósito. Tan sólo tenemos que seguir la receta de Red Velvet Cake que os explico paso a paso y cuando el bizcocho esté frío, lo desmigamos y lo metemos en la picadora:



Entonces, lo mezclamos con la crema para que la miga se amalgame. En realidad, no hay una receta exacta con proporciones concretas, todo depende de la cantidad de miga, de la sequedad o humedad del bizcocho... Lo ideal es empezar con una cucharada o dos de la crema (en este caso queso crema tipo Philadephia) y ver qué tal va quedando. Si la masa queda demasiado blanda, los cake pops se romperán y si queda demasiado dura se nos irán cayendo las migas por el camino... hay que buscar un punto intermedio, y eso sólo lo podemos hacer probando poco a poco:


Y ahora, vamos haciendo las bolitas, como cuando hacemos albóndigas, pero más pequeñas, para que del peso no se caigan del palito...


Y les ponemos el palito de piruleta, y aquí es donde viene el truco para que no se nos "suiciden": fundimos un poco de la cobertura que vayamos a poner, en este caso, chocolate blanco, y mojamos la punta de los palitos en él y se los clavamos a los cake pops, pero sin atravesarlos más de la mitad, para que no se rompan. Y así, incluso boca abajo, los metemos en la nevera para que se endurezca ese chocolate y sujete bien los cake pops (además estos cake pops, al llevar crema de queso, se tienen que conservar refrigerados obligatoriamente...):


Cuando el chocolate de la base haya endurecido, prepararemos el chocolate de cobertura. En este caso sí os voy a dar las proporciones: 50 gramos de mantequilla y 100 de chocolate blanco. La mantequilla es para hacer el chocolate más líquido, ya que recordad que no se le puede añadir agua ni leche porque se estropea, se hacen grumos y no sirve para nada...
Primero fundimos la mantequilla en un cazo hasta que se vuelva líquida, entonces, fundimos en ella los trozos de chocolate. Si quisiéramos añadirle color, tendría que ser con colorantes de base aceite (o liposolubles), ya que los colorantes normales (tipo los normales de wilton) no sirven porque son de base agua y estropean el chocolate. Otra opción es utilizar directamente los candy melts ya coloreados.
Ponemos el chocolate líquido en un recipiente que nos sea cómodo, estrecho y hondo, para poder bañar bien los cake pops, y los bañamos de uno en uno:


Y los dejamos secar y endurecer en la nevera. Si queremos añadirles decoraciones, podemos hacerlo antes de que la cobertura se endurezca, para que actúe como "pegamento" y ya está!


Si os sobra chocolate, siempre podéis utilizarlo para dar una segunda capa de cobertura (si tenéis suficiente) o bien para hacer bombones con molde, como estos por ejemplo:


Espero que os haya gustado este mini tutorial, y para cualquier duda ¡escribidme! Estaré encantada de contestaros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Email this code to my developers